La importancia del suelo en la producción agropecuaria - AgroClick S.A.S

 

La importancia del suelo en la producción agropecuaria

Autor: Natalia Morales | Fecha de Publicación: 07-01-2022 17:43:12 |
Categoria: Suelos | Visitas: 1719




Cuando hablamos del suelo, podemos mencionar que es un elemento natural compuesto por minerales, agua, gases y material orgánico, además de factores geológicos, climáticos y biológicos. 



Fuente: Yandry Maldonado, Geología.web


Es importante que seamos conscientes que el suelo es la porción más superficial de la corteza terrestre, la cual está constituida por residuos de roca, resultado de procesos erosivos y alteraciones físicas y químicas. Su origen se debe a la erosión de los tipos de rocas.


Existen varios tipos de suelos, en esta ocasión mencionaremos los tipos más básicos según la actividad por la cual se han utilizado:


Suelos gravoso: El tamaño de partículas está entre 8-10 cm a 2 mm, son muy permeables y sus componentes se observan a simple vista.


Suelos arenosos: El tamaño de partículas está entre 2-0,060 mm, son muy permeables y sus componentes también se observan a simple vista.


Suelos limosos: El tamaño de partículas está entre 0,060 mm y 0,002 mm, tienen capacidad de retención de agua mayor que las arenas, pero menor que las arcillas, sus componentes ya no se reconocen a simple vista, suelen ser atractivos para la agricultura si tienen alto contenido mineral y orgánico.


Suelos arcillosos: El tamaño de sus partículas son menores que 0,002 mm (inferiores a los limos), tienen alta capacidad de retención de agua y son muy atractivos para la agricultura sobre todo cuando tienen alto porcentaje de materia orgánica. Sin embargo, este tipo de suelo es el que genera mayor problema en ingeniería civil.

Fuente: Yandry Maldonado, Geologíaweb


Como lo mencionamos anteriormente, hay diferentes factores que generan el suelo, tales como:


  • Factores físicos:

 

La desintegración física o la meteorización mecánica de las rocas se produce debido a los siguientes procesos físicos:


  1. Cambios de temperatura.

  2. Acción de la expansión del hielo (acuñamiento del hielo).

  3. La difusión de las raíces de las plantas.

  4. Abrasión.

 

  • Factores químicos:

 

Cuando se produce la meteorización química de las rocas, los minerales originales sufren una transformación. Los suelos formados no tienen las propiedades de la roca madre. Los siguientes procesos químicos generalmente ocurren en la naturaleza:

 

  1. Hidratación

  2. Carbonatación

  3. Oxidación

  4. Solución

  5. Hidrólisis

     

  • Factores biológicos:

 

La descomposición biológica es producida por actividad bacteriana. Las bacterias inducen putrefacciones de materiales orgánicos y mezclan el producto con otras partículas de origen físico-químico, las mismas que actúan como elemento catalizador, etc.

Fuente: Yandry Maldonado, Geologíaweb


Ahora bien, después de dar esta pequeña introducción sobre el suelo, es interesante saber ¿Qué funciones desempeña para la agricultura y  cuál es su importancia?


Según un artículo realizado por la Universidad Nacional de la Plata, el suelo es la infraestructura ecológica de la mayoría de las plantas y prácticamente el 100% de los cultivos. 


Por medio del suelo se proporcionan a los cultivos los nutrientes, el agua y el entorno gaseoso adecuado para los sistemas radiculares, es decir, para el conjunto de raíces de una misma planta. De acuerdo con lo anterior, confirmamos que la sostenibilidad y la conservación del suelo es indispensable para el éxito de la agricultura, pero qué deberíamos hacer para conservarlo y mantener su fertilidad?


A continuación te contaremos:


Un correcto y adecuado manejo del suelo ayuda a mantenerlo, restaurarlo y a mejorar su calidad, de esta forma aseguramos muy buenas cosechas. Actualmente contamos con una cantidad mínima de tierra para cultivar y es por esto que debemos darle un mejor uso y aplicar medidas apropiadas con el fin de conservar su fertilidad.


Podemos evitar o combatir la pérdida de fertilidad reponiendo en el suelo los nutrientes y la materia orgánica que gracias a los cultivos y la erosión se ven afectados. Hay métodos que se utilizan para prevenir la erosión que de hecho permiten sujetar el suelo, reduciendo el impacto del agua y del viento, evitando que se arrastre.


De acuerdo con lo anterior, podemos concluir que la pérdida de suelo se intensifica más en zonas en pendiente, ya que el agua corre con más fuerza.

Según un artículo realizado por La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura FAO, para impedir que el agua y el viento se lleven partículas de tierra, debemos usar algunas técnicas sencillas:

 

  • Cuando cultivamos suelos de laderas, debemos realizar las operaciones de cultivo en sentido perpendicular a la pendiente o en curvas de nivel

 

  • Los pastos tupidos (rastrojos) o incluso los residuos de cosecha, no solo enriquecen el suelo, sino que además ayudan a protegerlo contra la erosión en temporada de lluvias, sin embargo, en la época de sequía, también evitan que el suelo se reseque, al disminuir la pérdida de agua por evaporación. 

 

  • Se recomienda construir barreras hechas en piedras, con el fin de evitar que el agua se escurra rápidamente y se lleve partículas de suelo.

 

  • Las zanjas y acequias permiten capturar el agua de escorrentía, que puede ser acumulada allí (surcos de infiltración), o puede ser llevada fuera del terreno (zanjas de drenaje y canales de desviación) hacia tanques para almacenarla.

 

  • Las terrazas o andenes: Ayudando a que el agua se absorba, evitando que arrastre el suelo y lo erosione. 

 

  • La labranza mínima limita la roturación del suelo a los surcos donde se va a sembrar. El resto del terreno queda sin tocar. Este tipo de labranza permite mantener la estructura del suelo, disminuyendo el arrastre ocasionado por la lluvia y el viento.

 

  • El control de cárcavas: Se debe detener el flujo de agua que las forma. Después hay que intentar su recuperación, construyendo muros de piedras dentro de la cárcava para que se acumule tierra. También se pueden sembrar barreras vivas, por ejemplo, pastos. Para fijar sus bordes, se plantan árboles.

 

  • Evitar el sobrepastoreo. El pisoteo constante compacta el suelo. Al alimentarse selectivamente de los pastos que prefieren, estos desaparecen poco a poco.

Fuente: La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)

Para concluir en esta imagen podemos evidenciar las ventajas que ofrecen los cultivos de cobertura para conservar el suelo.



¿Crees que podamos sustituir el suelo como sustrato para la producción agropecuaria y así mismo pueda satisfacer la demanda actual de alimentos?....


Te leemos.

 

 




Comentarios (1)
Ana Sofía suarez
Fecha de Publicación: 01/02/2022

Me encantan las publicaciones, tienen información muy interesante y bien explicada.

Déjanos tu comentario